Revillarruz

SEDE
ELECTR√ďNICA

Todos sus tr√°mites
online
a solo un click

Usted está aquí

Informaci√≥n general, Cat√°logo de tr√°mites y Carpeta Ciudadana Todos sus tr√°mites OnLine durante las 24h del d√≠a, los 365 d√≠as del a√Īo.

Historia

Historia

Escudo  

 

 

Historia.

Revillarrruz está situado en la orilla derecha del rio Ausín o Ausines, de Arcos y de Cavia, que con estos nombres es conocido en su breve recorrido desde Los Ausines donde nace, hasta el Arlanzón en el que desemboca.

El nombre es compuesto, tal como lo leemos en las primeras lecturas, escriben RIPIELLA FERRO√áO. La primera palabra es latina, diminutivo de Ripa=Orilla. Sobre la segunda, que se reduce a RRUZ, discuten los expertos, buscando incluso ra√≠ces vascas para FERRU√áO que, se considera tambi√©n palabra latina, FErrum=Hierro, que en el  Altomedievo se us√≥ como nombre propio y as√≠ lo comprobamos en documentos del monasterio de Carde√Īa, de Sahag√ļn y de otros archivos. En este caso, don Ferro (Hierro) es el nombre del fundador de la Villa, siguiendo la costumbre de Sarrac√≠n, de Iriezo (Villariezo), de Atilio (Carde√Īadijo y Tornadijo) y de otros muchos, que dejaron sus nombres en las villas que fundaron en la Castilla de finales del siglo IX y principios del siglo X.

Don Ferro no puedo alzar su modesto poblamiento hasta que no se consolid√≥ la ciudad de Burgos y se asent√≥ su castillo, suceso que ocurri√≥ en el a√Īo 884. Con Burgos se cerr√≥ el anillo defensivo del R√≠o Arlanz√≥n, frente a la agresi√≥n continua de los moros, y pudieron fundarse las villas de la cuenca del Aus√≠ y de los que se alzaron en la comarca de Juarros, en la Sierra y en el Campo de Mu√Ī√≥. Vinieron gentes del Norte de Espa√Īa, y tambi√©n moz√°rabes, y volvieron a la vida los campos abandonados tras el hundimiento del Estado Visigodo en el a√Īo 711. Por estos sectores, dirig√≠an la reconquista y repoblaci√≥n los condes de Castilla, bajo la alta autoridad de los Reyes de Oviedo. No fue f√°cila la vida para don FERRO o FIERRO al instalarse en la frontera de la Espa√Īa cristiana y empezar una nueva vida sobre terru√Īos dif√≠ciles y en guerra permanente. A cambio, se sent√≠an libres en sus peque√Īos concejos y porpietarios de las tierras que labraban.

En 17 de febrero del a√Īo 1077, el primer obispo de Burgos, Don Jimeno, con conocimiento del rey Alfonso VI cambia sus tierras que posee en la Bureba por otras que la gran abad√≠a de San Salvador d eO√Īa posee en las orillas del Aus√≠n. Entre los intereses que se intercambian est√° REVILLARRUZ. Para esta fecha (1077) la Villa ten√≠a ya casi dos siglos de vida. As√≠ se entiende que el obispo recibe "ad integrum" enteramente, REVILLARRUZ, con sus derechos y jurisdicciones que sobre ella ejerc√≠an los abades de O√Īa, a cuyo se√Īor√≠o se hab√≠a entregado el conde don Sancho, fundador del monasterio oniense. Adem√°s nos enteramos que el say√≥n del alfoz de LOS AUSINES, al que pertenec√≠a REVILLARRUZ, resid√≠a en esta Villa y desde ella ejerc√≠a su m√ļltiple oficio de alguacil, verdugo, recuadador y delegado del teniente del castillo, en otras diez villas que se mencionan.

De octubre de 1199 es un documento del Archivo de la Catedral de Burgos que nos acerca la realidad de la Villa. En ese mes se reune un grupo de propietarios de haciendas, hombres y mujeres (est√°s con permiso de sus maridos) y acuerdan vender al adinerado Andr√©s Ib√°√Īez cuanto poseen en la Villa, que debe de ser mucho, pues cobran 114 maraved√≠es alfonsinos, "buenos en oro y peso". Una muy alta cantidad en aquel tiempo, de una moneda vella y poderosa. Al acto, que atestigua el escribano Dionisio, acuden las autoridades de REVILLARRUZ: su alcalde, Pedro Ib√°√Īez; el se√Īor cura, don Rodrigo y un testigo vecinal, llamado Mate. El fiador es Rodrigo Fern√°ndez y como testigos leemos los nombres de sacerdotes, militares y vecinos de los pueblos cercanos a REVILLARRUZ.

La Villa se mueve en el concepto administativo a posiciones que hoy pueden extra√Īarnos, pues REVILLARRUZ aparece en el siglo XIV en la merindad de Castrojeriz, a trav√©s de la Jurisdicci√≥n de Juarros y La Mata que forma un gran enclave de dicha merindad, muy alejador de la villa castre√Īa. As√≠ nos encontramos en el importante Libro de las Beher√≠as, mandado componer en 1350 para saber la situaci√≥n de las poblaciones ante la Real Hacienda. La ficha aparece encabezada con el nombre: RIBIELLA FERRUZ y, a continuaci√≥n nos declara que "este lugar es del obispo de Burgos".

Al Rey le pagan los impuestos de castiller√≠a (repaso y mantenimiento de los castillos) que supone 34 maravedises a los vecinos de nuestra villay que han de entregarlos al castillo de Burgos. Tambi√©n pagan al Rey los llamados servicios y monedas. Hasta la conquista de Algeciras pagaban fonsadera (impuesto militar), pero los dispendios del Estado castellano fueron muchos y se suprimieron esas exenciones. Del yantar (ayuda a la mesa del Rey) s√≠ que segu√≠an exentos. Al se√Īor Obispo de Burgos le pagaban la martiniega, impuesto que se pagaba por la fiesta de San Mart√≠n (11 de noviembre) y que supon√≠a 38 maraved√≠es; tambi√©n le pagaban, como se√Īor de la Villa, la infurci√≥n (impuesto de solares) que variaba seg√ļn la renta de las personas: quienes labraban haciendas, 8 celemines de trigo; las viudas, 4 celemines; los mozos solteros con labranza, 4 celemines y, adem√°s, una gallina en Navidad. Advertir√© que los maraved√≠es de 1350 poco ten√≠an que ver con los que en 1199 hab√≠a pagado en REVILLARRUZ don Andr√©s Ib√°√Īez. Con un maraved√≠ en 1199 se compraban dos pares de bueyes; con el de 1350, una gallina, eso s√≠, de buen ver y poner y con la cresta roja y levantada.

No sabemos cu√°ndo desaparece el se√Īor√≠a del se√Īor Obispo de Burgos sobre REVILLARRUZ, pero sospecho que en el siglo XVI y ase hab√≠a liberado, y vuelto al realengo, reintegr√°ndose en la Jurisdicci√≥n de Juarros y La Mata, compuesta de 20 localidades que reun√≠a 870 vecinos, unos 5.000 habitantes. Durante la √Čpoca Moderna, la vida de la Villa se sigue con la precisi√≥n que proporcionan los muchos detalles que existen en los archivos, sobre todo los eclesi√°sticos y los notariales.

En este tránsito de la Edad Media a la Moderna sucedió una elevación de la prosperidad de la Villa en los campos materiales, culturales y espirituales. Es, por ejemplo, curioso la huella que el Renacimiento dejó en REVILLARRUZ, tal como apreciamos en la portada de la iglesia parroquial en la que se descubre la inspiración del Diego de Siloé y en la magnífica cruz procesional, plateresca, y en el copónostensorio, verdaderas alhajas de arte que revelan la altura espiritual y la material del pueblo que encarga sus obras a los mejores maestros del momento. Hay que ponderar también la pila bautismal y otras labores de meritorio arte.

Síntesis del Catastro del Marqués de la Ensenada

Los vecinos declaran que su Villa es realenga, incluida en la Jurisdicci√≥nde Juarros y La Mata, de la merindad de Castrojeriz; sin embargo, es la ciudad de Burgos la que en la pr√°ctica controla la administraci√≥n, pues ella nombra un corregidor escribano y merino, m√°s dos procuradores; este hecho no genera se√Īor√≠o, vasallaje ni ning√ļn otro derecho.

La econom√≠a es agraria y en el t√©rmino se cultivan 386 fanegas de sembradura, de primera calidad (36 y media); 93 de segunda y 570 tercera. La medida de la fanega la marca la simiente que se arroja en el surco. Se cosecha cereales, lino y vino, aunque √©ste en escasa cantidad, pues s√≥lose cuidan 30 obreros de vi√Īa, formando 100 cepas un obrero. Hay tambi√©n algunos frutales y algunos plant√≠os de √°rboles. Junto a la agricultura funciona una ganader√≠a consistente en los pares de labranza y las cabezas de ganado ovino, vacuno y caballar, m√°s los cerdos de las matanzas familiares y 74 colmenas, que cada una renta tres reales de miel y de cera.

Los vecinos son 43 (200 habitantes) y todos labradores y del estado llano. Hay cinco forasteros o solo habitantes en la Villa, en la que por cierto, no hay jornaleros ni pobres de solemnidad. El primero de los habitantes es el maestro de una escuelita de primeras letras y al que el pueblo acude con 20 fanegas de trigo al a√Īo. Alabemos al pueblo que se preocupa por la educaci√≥n de sus hijos y alabemos al maestro que ense√Īa por veinte fanegas de trigo que en el mercado valdr√≠an 300 reales. Hay un sastes, que ganar√° 720 reales al a√Īo; un herrero con 1.060 reales; un cirujano-barbero que cobra 80 fanegas de trigo (1.200 reales) y un guarda de campo.

El pueblo está pasando un mal momento financiero: por una parte, había construido un molino y por otra ha tenido pleitos con Hontoria de la Cantera y con Revilla de la Fuente (hoy despoblado) y tuvo que endeudarse en 6.750 reales para seguirlos, cantidad que devenga unos intereses del 3%, que es la que entonces se permitía entre cristianos. Ya tenía 158 fanegas de pan medado (mitad trigo, mitad cebada) hipotecadas y otros 550 reales al 3% de una obra pía. Y menos mal que de los diezmos de la Iglesia dos tercios se quedaban en el pueblo, toda vez que la parte del Rey se quedaba el Concejo con ella. Parece que REVILLARRUZ tenía buena relación con los Reyes.

Para hacer frente a los gastos estaban la prorrata entre los vecinos, la taberna y los molinos. La taberna rentaba 300 reales al a√Īo y los molinos, que eran tres, 1.080 reales. Eran dos de una rueda y uno de dos ruedas y mol√≠an todo el a√Īo con las aguas del Aus√≠n. El de dos ruedas hab√≠a exigido esfuerzo y pr√©stamos, pero era un buen negocio para el Concejo, que ingresaba de maquilas 700 reales al a√Īo.

Hay un hospitalillo de dos camas, para pobres y transe√ļntes que sostiene la cofrad√≠a de San Mart√≠n, de la iglesia de San Juan Bautista. Algunos vecinos se dedican a la arrier√≠a y entre ellos destaca Melchor Ord√≥√Īez que trajina vinos con un mulo y 11 burros y obtiene unas ganancias de 4.000 reales al a√Īo.

Así transcurría la vida en la paz y laboreo de los campos en el mantenimiento de las tradiciones y costumbres de Castilla. Mal se abrió el siglo XIX con la guerra glorioso de la Independencia y complicaciones posteriores. Hacia 1842, cuando ya REVILLARRUZ pertenecía al partido de Burgos, la población era de 140 habitantes. Seguía funcionando la escuelita municipal y ya el maestro cobraba 22 fanegas de trigo por curso anual. Los molinos de una rueda habían desaparecido y quedaba el de dos ruedas. La parroquia bajo la advocación de San Juan Bautista y la ermita de la Virgen del Rosario, animaban la vida local. La agricultura y ganadería no habían variado. En el campo se cazaban liebres y en el río sabrosas truchas y barbos. Se pagaban al Estado 2.238 de contribución. En 1900 los habitantes eran 224 y en 1950 ascendían a 350.

Las modificaciones impuestas por la Econom√≠a y la Industria al agro espa√Īol en la segunda mitad del siglo XX, tambi√©n afectaron a REVILLARRUZ. Aparecieron la mecanizacion, los abonos qu√≠micos, la concentraci√≥n parcelaria; llam√≥ la Industria y muchos vecinos tuvieron que abandonar su solar milenario. Pero, la llano se apag√≥. Los que se quedaron supieron resistir y adaptarse; los que se fueron se lelvaron el vivo recuerdo de su Villa y fueron fieles a su memoria. Este deseo de poseer su escudo municipal testimonia su pasi√≥n por el terru√Īo solariego.

Escudo Municipal

El escudo municipal de Revillarruz sirve de expresi√≥n de la personalidad de la misma, de distinci√≥n entre las entidades semejantes y de satisfacci√≥n para los hijos de ella. No carece de Historia ninguna de las poblaciones de Castilla la Vieja, en la que la mayor√≠a de ellas superan el milenio de vida. Revillarruz no es una excepci√≥n y sus elementos constitutivos se podr√°n expresar seg√ļn las normas de la Ciencia Her√°ldica y de acuerdo con la Ordenanza respectiva de la Junta Auton√≥mica de Castilla y Le√≥n competente en la matria.

Partido primero: En gules, torre de oro, almenada y mazonada de sable y aclarada de azur, surmontada de medio cuerpo de guerrero en plata, con espada de lo mismo levantada a la diestra.

Partido segundo: En sinople, b√°culo de plata, acompa√Īado en palo de cruz renacentista de plata y dos espigas de oro en sotuer. En punta, onde de plata. Al timbre corona real cerrada.

En escudo de dos cuarteles se quiere expresar:

En el primero, la historia sacrificada, su cooperación a los ideales castellanos, primero con el militar y luego con la abnegada labor de sus campos. Rinde homenaje a Ferro o Ferruccio, un capitan de foramontanos y un jefe de labradores y de pastores establecidos en momentos difíciles en las orillas del Rio Ausín.

En el segundo cuartel, incluimos la historia pac√≠fica de la Villa: la administracion episcopal que durante siglos tuvo (b√°culo); el gusto art√≠stico de los vecinos en la cruz plateresca y su car√°cter y econom√≠a agraria en las dos espigas maduras. La onda de plata es expresi√≥n del R√≠o Ausines, compa√Īero de la Villa, que regaba con sua aguas los linares y las empleaban tambi√©n para mover molinos. La corona real cerrada significa el reino de Espa√Īa, palabra sagrada para los vecinos.

 

 

Scroll top